Una semana sin escribir

martes, 2 de febrero de 2016

Algo pasó esta semana y no pude escribir absolutamente nada. Ni siquiera llegué a la mitad del proyecto 30 días de escribirme, disparadores que encontré en el blog de Aniko.
Quiero ponerme al día pero se que no es lo mismo, porque ahora solo quiero "adelantar el trabajo no hecho por una semana". Me da bronca. Pero estuve con mil cosas en la cabeza (se que no es excusa). Quizás extienda los ejercicios y proponga mis propios disparadores, como para no sentirme tan mal.
Pueden ver la primer parte aca, y la segunda parte del proyecto en este link.


Día 20: Escribí acerca del lugar que amás.
“Visualizá un lugar que amás, situate ahí, recordá los detalles. Ahora describilo. Puede ser un rincón de tu dormitorio, un árbol bajo el que te sentaste un verano, una mesa en el bar de tu barrio, la orilla de un río. ¿Qué colores, olores, sonidos hay? Cuando otra persona lo lea debería saber qué se siente estar ahí. Debería sentir cómo amás ese lugar, no porque digas que lo amás, sino por cómo mostrás los detalles”. 


Todos saben que amo Barcelona, pero volver a escribir sobre ella ya sería algo muy repetitivo y cansador. Creo que voy a hablar de los aviones. Pero no es que "amo" los aviones, simplemente "amo" la sensación que me provocan internamente.
Me gusta ese lapso de tiempo cuando estas bestias prenden su motor, se dirigen hacia la pista, levantan velocidad, aceleran y sus suedas super mega gigantes dejan de tocar el cielo. 
Ese momento es el que me encanta.
Me gusta despegar de noche para ver todas esas lucesitas chiquitas, las avenidas principales con sus colores rojo y amarillo. Me gusta ver las formas que tienen las ciudades. Cuando llego a un lugar de día me resulta interesante ver el barrio que está cercano al aeropuerto. En el DF (ahora CDMX) me llamó mucho la atención los colores de los techos de las casas. Parecía un tablero con muchos casilleros con infinitos colores. Rojo, verde, naranja, amarillo, bordo, azul.
La sensación que amo es irme de un lugar y llegar a otro. No importa la ciudad, el país o el continente. Amo irme. Amo llegar.



Llegando a Venezuela


.....................................

Día 19: Describí tus rituales matutinos
¿Cuáles son las primeras cinco cosas que hacés al levantarte? Mirás por la ventana, abrazás a alguien, te abrigás los pies, te preparás un té en tu taza preferida que compraste en un viaje, escribís tus sueños, comés, no comés, mirás el teléfono, ¿qué hacés? Describí estas cinco acciones en tercera persona, como si estuvieras hablando del personaje de algún cuento.

1. Cuando suena el despertador gira hacia su derecha y se hace una bolita.
2. Hasta hace poco escribía sus sueños en una libreta que había comprado en Costa Rica. Ahora solo trata de acordarse lo que soñó pero no lo anota.
3. Va al baño a hacer pis
4. Toma un exprimido de limón o pomelo
5. Pone el libro que lee en su mochila

.....................................

Día 18: escribí acerca de la vez que rompiste un corazón / un hueso / una ley / una promesa
Dividí la hoja en cuatro y escribí un párrafo corto acerca de cada rotura. Este es un ejercicio del libro “642 Tiny things to write about” así que está pensado para ser cortito. Si alguno de los cuatro temas te inspira, seguí escribiendo.

Rompí un corazón: Creo que fueron como 3 veces. 
No quiero escribir mucho sobre el tema porque me hace sentir mal.

Rompí un hueso: Yo no le rompí los huesos a nadie. 
Pero me acuerdo de 2 situaciones en las que me rompí un hueso yo. Una fue cuando era chica. Estábamos jugando con otros chicos. Uno me había robado una colita del pelo y yo lo empecé a correr. No me explico por qué pero en un momento los dos nos chocamos de frente y me quebré la muñeca.
Otra anécdota fue cuando me fui de vacaciones a Cordoba con unos amigos y amigas. Estábamos en un bar en La Cumbre, no había tomado absolutamente nada pero me empiezo a marear y salgo a fuera. Me apoyo sobre la pared y al rato abro los ojos y tenía a muchos pares de ojos mirandome. Me había bajado la presión y me caí hacia el costado golpeandome el hombro con un escalón de piedra. Me fracture la clavícula.

Rompí una ley: El 7mo mandamiento de la ley de Dios. No robarás (Lo google para saber el número)
Cuando me fui de viaje sola a Italia no me había llevado mucha plata. Además de dormir una noche en las calles de Capri, todas las mañanas iba a la estación Termini, entraba a robar panes a un restaurant de esos que te servis todo en una bandeja, pasas por la caja y pagás. 
Bueno, la cosa es asi: todas las mañanas llegaba a la estación, me llenaba la bandeja de unos 4 panes saborizados y volvía a salir. Los panes estaban cerca de la entrada asique no tenía problemas. Esos 4 panes saborizados eran mi desayuno / almuerzo.

Rompí una promesa: Si, seguramente

.....................................

Día 17: escribí acerca de algo que no te gusta hacer
Escribí acerca de algo que no te guste hacer, que odies tener que repetir. Describí la actividad paso a paso y contá con mucho detalle por qué no te gusta, qué sentís cuando lo hacés. Elegí algo que te desagrade hacer, lo que sea, y escribilo. Tenés permiso para quejarte.

Uff.
Me molesta muchísimo y me pone de mal humor formar parte de un grupo que tarde en decidirse. Si hay algún plan que involucre a más de 3 personas y no se ponen de acuerdo para hacer algo, automáticamente me pongo de mal humor. No me gusta dar 20 vueltas en un auto eligiendo un bar. No me gusta caminar 20 cuadras viendo en qué lugar vamos a comprar una pizza. No me gusta ir al super y dar vueltas en qué vino vamos a tomar (mientras sea Cabernet está bien, elegí el que quieras o no te quejes si yo elijo otro). Me pone de muy mal humor dar vueltas. Cuando una persona dice "vamos ahi" y la otra dice "no, ahi no porque...!" Listo fuiste, me puse de mal humor.

.....................................


Día 16: describí el clima de tu mundo imaginario.
¿En qué tipo de mundo te gustaría habitar? En el libro “El mundo imaginario de”, de Keri Smith, la autora da ejercicios para crear nuestro propio mundo: describir una calle, dibujar un mapa, hacer una lista de identidades secretas, construir un museo, hacer reglas de comportamiento, escribir una constitución, dibujar los paisajes, crear artefactos históricos. 

Empecemos por lo simple: ¿cómo sería el clima de tu mundo imaginario? ¿Hay estaciones? ¿Llueve? ¿Temperatura promedio? ¿Hay auroras boreales, sol de medianoche? ¿Es húmedo, seco? Describilo, imaginate un día en ese clima, y si querés seguir con el ejercicio de construir el mundo, pensá en los paisajes y en cómo sería tu casa. Acordate que tu mundo imaginario no tiene por qué parecerse al real, tal vez tiene condiciones climáticas revolucionarias, como lluvia de libros o árboles hechos con biromes.

Me gusta la primavera con el sol del atardecer. Pero también me gusta el sol del mediodia del otoño. Me gusta el sol que calienta un poco y que si cerras apenas los ojos podés llegar a dormirte de lo calentita que estás.
En mi mundo imaginario el sentido de rotación del sol sería completamente distinto. No se cómo explicarlo con un vocabulario más específico, pero básicamente es algo asi como esto:



Es decir que siempre serían amaneceres o atardeceres. Imaginate un sol que gire alrededor tuyo pero siempre lo tengas a la altura de tus ojos. Por supuesto en mi mundo no hay oficinas. Solo pinos altos, muy verdes. 

Si! Ya lo se, no le da el sol a China.
Pero es mi mundo imaginario y el sol gira asi.
Si! ya se, no hay noche, pero es mi mundo imaginario.
.....................................

Día 15: escribí acerca de un perro que haya formado parte de tu vida (y aprendé a recordar en imágenes)

1. Numerá una hoja del 1 al 10 y hacé una lista de 10 perros que hayan formado parte de tu vida, los que primero se te vengan a la mente. No lo pienses demasiado.
Felipe, Auka, Auka 2, Visca, India, Tairon, Felipe, Antoni, Sasha y Kely

2. Elegí uno, el que haya aparecido en tu cabeza de manera más vívida.
India

3. Ahora tratá de reconstruir el recuerdo específico de ese perro que se te vino a la mente respondiendo a las siguientes preguntas: 
 ¿Dónde estás? En la playa
¿Qué momento del día es? Mediodia
¿Qué estación del año? Verano
¿Qué estás haciendo? Estoy acostada en la arena y miro algo
¿Por qué estás ahí? Fui a pasar unos días de vacaciones
¿Cuántos años tenés? 27 años
¿Hay alguien más con vos? si
¿Alguien se acaba de ir o está por llegar? mucha gente viene y se va
¿Qué temperatura hay? aproximadamente 35°
¿Qué sonidos escuchás? El agua y el viento
¿A qué huele el aire? a océano, arena mojada, bronceador
¿Qué objetos tenés alrededor? una manta, el juego de mate, una correa, bolsas, un vestido, una gorra, un collar.

4. Posicionate en esa imagen y girá, mirala desde todos los ángulos: ¿qué hay enfrente tuyo / a tu derecha / atrás / a tu izquierda / encima tuyo / debajo tuyo?

Hay un paredon de cemento que me llega a la rodilla y bordea todo el camino costero. Me acuerdo que también había una montañita de arena, como si fuera un mini medano, muy muy chiquito. Detrás mio esta el mar mediterráneo, no hay muchas olas. A mi izquierda estaba Visca. A mi derecha, muy lejos, hay una feria de artesanos. Encima mio hay un cielo celeste hermoso y debajo mio arena.

5. Escribí sin parar durante 8 minutos. Empezá el texto con “Estoy…” y escribí ese recuerdo en presente.
Estoy en Blanes, una playa que esta en la Costa Brava a unas 2 horas de Barcelona. Vamos en tren y las perras están sentadas en los asientos de en frente. A mi derecha se ve el mar mediterraneo. Es de mañana y tengo ganas de llegar, armar la carpa y meterme en el mar. El tren es lindo y cómodo. Estoy contenta porque las perras pueden viajar ahi.  
Sinceramente ahora estoy pensando cómo completar los 8 minutos. Me trabo. No se qué escribir.
Llego a Blanes. Es hermoso. Un pueblo en donde la gente esta durmiendo la siesta. Visca e India estan super contentas, les gusta la arena, les gusta tomar sol y estar hechadas arriba de la manta. Con India nos acostamos a dormir la siesta, yo estoy boca arriba y ella encima mio también durmiendo. Me encanta dormir con ella, transmite mucha paz.





Este ejercicio se puede repetir con el sustantivo que quieras: 10 autos, 10 casas, 10 gatos, 10 compañeros de colegio, 10 madres de otros… La idea es que en la lista incluyas 10 que hayan formado o formen parte de tu vida.












No hay comentarios

Publicar un comentario