La escala más linda. Parte 2

jueves, 1 de octubre de 2015

"Me hormiguean los talones" "Alimenta tu espíritu"

18 de Septiembre, 2015
Mexico DF

Mi avión llegó super puntual. En la aduana y migraciones no tuve ningún problema y al salir ya estaba Agus esperandome. Nos tomamos un taxi hasta el departamento, acomodé mis cosas y fuimos a caminar por el barrio.
Ya les contaré más adelante cosas características de la zona, pero ahora solo me voy a limitar a contarles cómo terminó mi estadía en el aeropuerto de Venezuela esperando mi próximo avión.

Después de charlar con Harianny me acomodé en una mesa más grande del Subway, ideales para pasar la noche y aunque sea dormir un poco más cómoda.
Leí, pinté, ordené las maletas, volví a leer y escribí una dedicatoria para alguien a quien le voy a regalar un libro. De a poco iba sintiendo el cansancio acumulado.
En la mesa que tenía en frente se sentó un grupo de cinco chicos a comer. Se quedaron un rato larguísimo comiendo en el Subway.
Como necesitaba saber la hora (solo para seguir torturandome) les pregunté: eran las 18 hs. Faltaban 12 horas para el próximo avión y yo ya estaba liquidada. Les conté de mi espera interminable y al decirles que no pude salir del aeropuerto porque no había lockers, automáticamente todos me decían que no me podía ir sin conocer un poquito de Caracas. Me estaban invitando a un paseo por la ciudad y después ellos me llevarían de regreso al aeropuerto para que tome mi próximo avión.

Todos me habían hablado de lo peligroso que es Venezuela y lo primero que dije a modo de chiste fue: ¿No me van a secuestrar no? Se rieron, insistieron, yo dudaba muchísimo pero me reia al mismo tiempo. Por dentro quería confiar en ellos y también quería conocer. No me gustaba la idea de haber pasado esas 16 horas encerrada en el aeropuerto.

Acá es donde muchos querrán saber si me fui con ellos o no. Algunos quizás piensen que si lo hacía estaba loca y otros opinen que quizás me hubiera perdido una linda experiencia.
Y para no perderme esa linda experiencia me fui con ellos. Si viejos, perdón!!
Antes hice un par de bromas pidiendoles que no me secuestren y que pasemos por una cámara de seguridad para que quedemos registrados jaja.
Pasé mi única y mejor noche en Venezuela, hasta ahora, porque quiero volver!

Cada uno agarró parte de mi equipaje y lo subió a una camioneta. Nos dividimos en otro auto y salimos para la ciudad. Yo iba con Dani, Napoleón y Gabo. Tenían entre 26 y 31 años, eran todos economistas y estaban en el aeropuerto porque se habían ido a despedir de 2 amigos.
Paseamos por la ciudad, me llevaron a un mirador y después la salida consistiría en hacer una recorrida por las rumbas (boliches). Paseamos por una plaza principal y después iniciamos el tour.

Primero fuimos a 360. Un resto bar que se entra por un hotel, seguridad, te estacionan el auto y subis hasta el piso 22. Subimos hasta la terraza en donde había una barra y se veía una increible vista 360° de todo Caracas. Confieso que fue mi primera vez en un bar de ese estilo.
Tomamos mojitos, cerveza y comí unos bastoncitos de queso riquísimos con una salsa típica mucho más rica. La vista panorámica era increible. El cielo estaba negro, encapotado y había unos rayos alucinantes. En este lugar fue donde me apodaron "tormenta", porque cada vez que bajábamos de la camioneta, llovía.



Al salir del bar Dani llamó a su novia para pasarla a buscar y salir a bailar. En el camino Napoleón también llamó a dos amigos para que se sumen en la salida pero ninguno le creyó esa historia de que se habían llevado del aeropuerto a una argentina. Entonces ahí me pasaban el celular y los invitaba personalmente.
Dani reconoció que su novia Sabri estaba un poco celosa y tuve un poco de miedo de ella :P
La pasamos a buscar y por último pasamos por la casa de Dani, que agarró otro auto más para que entremos mejor ya que también iban a pasar a buscar a Tatiana, la amiga colombiana de Sabri.

Llegamos al bar, conocí a sus amigos, tomé ron venezolano y los típicos shot Jagermeister con redbull o tequila. Me enseñaron a bailar al estilo venezolano, bien pegaditos! nada de andar 10 cm separados.
Con Sabri y Tatiana nos reimos mucho de la situación y cómo estos 5 venezolanos habían logrado sacarme del aeropuerto. Bailamos un buen rato todos juntos, intercambiamos contactos, nos sacamos fotos y tuve que empezar a despedirme.
Napo y Gabo me llevarían de regreso pero antes no podían faltar las arepas.. Uff!!! riquiiiiiiisimas!!!!!



Nos despedimos en el aeropuerto y no dejé de agradecerles por la increible noche que me habían hecho pasar. Fue algo que no me hubiera imaginado nunca, conocí gente buena y hermosa, super atentos y pendientes de mi.

Me fuí de Venezuela feliz! con una experiencia linda y divertida para contar :)
Proximamente las fotos!! Lo prometo!!!



No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada